Quién soy

Erase una vez…

Cada vez que me preguntan quién soy una sonrisa antecede a mis palabras. Diferentes son las respuestas atendiendo al instante. Pero todas ellas convergen en una esencia. Y es lo que me ha llevado al momento en el que me encuentro.

Noelia es un espíritu aventurero en búsqueda de nuevos retos que le hagan encontrar su esencia, su forma más pura de ser.

Me atrevería a afirmar que nací bailando. La danza es mi forma de vida, siento, expreso, me nutro, me reconstruyo y soy, a través de ella. Durante años he buscado en la danza clásica y contemporánea mi objetivo en la vida. Me formé con los grandes, María de Ávila en Zaragoza, “The Place” en Londres, infinitud de coreógrafos en Europa y América, etc. Trabajé como bailarina, coreógrafa y profesora, pero algo faltaba en mi vida, en aquellos momentos no sabía identificarlo. Llegó un momento en el cual una nueva luz entró en mi camino y “Los 5 Ritmos de Gabrielle Roth” plantaron una nueva semilla en mi corazón de bailarina, Alain Allard (mi primer maestro y apoyo) fue mi guía hacia una forma de vida muy familiar para mí. Por fin encontraba lo que siempre había hecho pero con nombre propio y a través de un mapa muy fácil de seguir. ¿Podía pedir algo más? Tras un periodo de estudiante de los ritmos acompañado de un reintento de conectar con el mundo coreográfico (retomé mis estudios universitarios en el Conservatorio Superior de Danza de Madrid), me embarqué en la vertiginosa aventura de la transmisión de los 5 Ritmos de Gabrielle Roth.

Noelia Ruíz Revilla

Tras haber conseguido la certificación de profesora una nueva aventura me cogió de la mano.

Mi mayor regalo fue descubrir que la danza podía mostrarme el más hermoso de los caminos hacia el amor. “Llegar a enamorarse de uno mismo es uno de los mayores dones de la vida”. Y mantener esa llama viva uno de los deberes como individuos. Como decía Mandela “Nunca dejes de brillar” mi forma de hacerlo es a través de la danza. Una danza que me conecta con mi naturaleza, con lo auténtico y verdadero. Con la cual puedo ser yo desidentificandome de todo concepto mental. Un movimiento que me hace consciente de cada uno de mis cuerpos (físico, emocional, mental y espiritual), revelándome en qué punto de mi vida me encuentro. Un espejo sin tapujos que muestra mis actitudes y resultados. Una meditación que me acerca al mundo, que me enseña la comunicación real y honesta. Una apertura a la aceptación de lo que es, y una oportunidad para transformar los límites creados.

A lo largo de mi vida he trabajado profundamente en diferentes disciplinas, he sido asistente en diferentes grupos de terapia. Actualmente trabajo con diferentes grupos de personas, de todas las edades, con diferentes deficiencias o problemas. Asisto con grupos o individualmente.

Todo mi bagaje es lo que sustenta mi trabajo. Y más que un trabajo es una forma de vida. Continúo siendo una estudiante de la vida. Y espero seguir siéndolo por mucho tiempo.

Mi único objetivo es transmitir mi experiencia de la forma más divertida posible.


Share

Quiero dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *