Clases semanales

 

Espacio dedicado a adultos:

  • Cada sesión se enfoca hacia el estudio de un ritmo en concreto.
  • El tema es distinto cada día.
  • El ritmo escogido es relacionado con un aspecto muy conocido de nuestra vida.

La primera parte consiste en llevar esa temática al movimiento que caracteriza 
cada uno de los ritmos que componen el Ritmo protagonista del día. Por ejemplo: podemos trabajar la decisión cuyo maestro es el segundo de los ritmos: staccato.
La decisión es practicada a través de los ritmos por separado: fluido, staccato, caos, lírico y quietud. Cuando hemos practicado físicamente el sentido de cada ritmo en la situación damos paso a la segunda parte de la clase. En ella una ola (paso por los 5 Ritmos) nos permite tomar contacto con la energía que mueve esa situación y llevarlo a nuestro terreno, un lugar para que cada uno pueda experimentar su propia vivencia y realidad. La presencia del grupo es un gran regalo, pues te conecta con el compartir y los espejos que en nuestra vida forman parte de cada momento.

Se trata de una oportunidad para reencontrarnos, centrarnos y a partir de ahí, ser nosotros con el entorno. Desde uno hacia todos. 
Desde todos hacia uno. Sin límites, sin juicios, con honestidad.

 

Espacio dedicado a niños:

Los niños son quienes han de caminar hacia lo que ya ha sido trazado. Bien para continuarlo o para transformarlo.

Hoy en día no vale con tener conocimientos, lo verdaderamente importante es creer en uno mismo. Ser absolutamente consecuente actuando con lo que se es, se piensa y se siente. Saber lo que se quiere e ir a por ello, es lo que permite que el camino se abra. Es el momento de enseñar a nuestros niños unas herramientas para actuar como ellos son. Ayudarles a amarse por lo que son, no por lo que hacen.

Los 5 Ritmos son una práctica meditativa en movimiento que abre un plano de consciencia en todo aquel que lo practica. Focalizando esta práctica en los más pequeños estamos permitiendo que mediante el juego, la danza y la música encuentren su verdadera esencia y sean capaces de manejar cualquier tipo de situaciones a nivel físico, mental o emocional.

Mucho más que un juego, una herramienta clave para encontrar el centro en la velocidad diaria. Una forma de canalizar, bloqueos, tensiones, emociones intensas y todo tipo de desajuste. Si a nosotros nos resulta casi imposible seguir en esa paz que añoramos en nuestra rutina diaria, ¿qué es lo que sienten nuestros hijos? La forma de trabajo no es tan estructurada como para los adultos.

Cada día se trata un tema en particular dentro de un ritmo manteniendo énfasis en la forma de canalizar su energía. Un juego práctico hacia la toma de consciencia de sus emociones a través de su movimiento.
Su duración es más corta que la sesión adulta pero no por ello menos profunda.

 

Espacio dedicado a adolescentes:

Al igual que los niños, estos grandes maestros llamados adolescentes precisan un medio para canalizar toda emoción vivida en la difícil tarea diaria de hacer frente a tantos retos.

La conocida vergüenza y fácil aislamiento son opciones que les desconectan de sí mismos. Consecuentemente generan una coraza protectora ante todo hecho de dolor. Esta práctica rápidamente les abre caminos hacia otras salidas, disolviendo cualquier bloqueo.

Poco a poco conectan con una fuerza desconocida por su anterior represión, capaz de integrarles en el día a día. La suavidad comienza a formar parte de su vocabulario y lo más importante de todo, entran en el terreno de la alegría característica de su edad. Estos estados, al ser experimentados en la sala, se vuelven de vital importancia en su vida, y sin pensar en ello buscan ese espacio de forma natural. Coincidiendo con las otras opciones de clases semanales un tema protagonista nos embarca en el aprendizaje de un ritmo.

Siempre a través del juego y de la escucha de lo que el espacio y la energía del grupo nos brinde, la forma de guiar la clase será de una forma u otra.

Quiero dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *